Somos muchas las Empresas de Geomarketing que configuramos el panorama actual de la publicidad y el marketing. Por eso, tras analizar las tendencias que hoy día corren vertiginosamente gracias al mundo online, junto con las técnicas de nuestros análisis, llegamos a revelar el ingrediente secreto del geomarketing: Las redes sociales. ¿El trabajo de marketing directo se puede realizar sin las llamadas Mass Media? Actualmente no es posible si quieres estar a la altura.

A grandes rasgos hay que profundizar en 10 puntos clave de la simbiosis entre Geomarketing y Redes Sociales para poder sacar el máximo provecho de las tendencias de la información viral actuales.

 

Las 9 herramientas clave que las Empresas de Geomarketing deben incorporar:

1. Actividad a tiempo realgeomarketing móvil

El desarrollo de aplicaciones móviles específicas para diferentes sectores está en pleno auge. La información sobre el momento de compra, el lugar, condiciones y producto o servicio es fácilmente reconocible. Aunque las tarjetas de fidelización siguen siendo muy útiles, actualmente, podemos obtener la misma información a través de las redes sociales, al centralizar a nuestros clientes en una página de empresa donde ver su actividad, y recompensarla para aquellos escépticos que aún intentan resistirse a las redes sociales.

2. Tendencias de opinión: Líderes de opinión y seguidores

Gracias a las Redes Sociales cualquier usuario puede convertirse en un Líder de Opinión, a pequeña o grande escala. Cada usuario cuenta en esta nueva red de comunicación global. La red social que más abarca la opiniones particulares espontaneas es actualmente Twitter, además de albergar opiniones directas, por su limitación de caracteres, permite englobarlas en segmentos de consumo, zonas geográficas y más especificaciones, muy fáciles de localizar por las empresas a través de una página propia o las etiquetas en los buscadores de esta Red Social.

3. Storytelling emocional

Cada zona geográfica tiene un encanto personal, una historia oculta detrás de sus meras  construcciones. Sólo hay que saber verlo y utilizarlo como una cualidad atractiva para el consumidor. Es una apelación al vínculo emocional de las personas con iconos o tipos de representación físicas de creencias y cualidades comunes de consumidores de un mismo bien o servicio. Tan simple como Abey Road en Londres, una zona sin mayor encanto aparente más que la localización de la portada del famoso álbum de The Beetles; oportuno sería colocar tiendas de antigüedades, y de segunda mano con productos de los protagonistas. Así trasladado a cualquier aspecto de nuestro negocio en ubicaciones relacionadas que llamarán la atención de nuestro potencial consumidor hacia la zona donde tengamos una tienda física.

4. Seguimiento de cualquier actividad

Generar mapas visuales del efecto tanto positivo como negativo de eventos, ofertas y actividades relacionadas con nuestros objetivos; ayudará a la consecución de los mismos por segmento en campañas determinadas, y a la ubicación de problemas y sus correspondientes mejoras. Las redes sociales permiten este seguimiento, sobre todo si hay algún tipo de motivación o estimulación a reflejar lo que sea útil.

5. Localización de Startups

Las iniciativas de pequeños emprendedores que aprovechan nichos de mercado puede ser muy útil para reforzar o complementar nuestro negocio. Ellos buscan inversión y darse a conocer, así que por lo general suelen estar abiertas a colaboraciones con otras empresas. Esta asociación permite centrarse en sectores de la población específicos, y generar viralidad.

6. Las ciudades están vivas

geomarketing personalizadoUn transeunte refleja en sus redes una jornada más o menos completa por intervalos. Su opinión y su relación emotiva práctica con las cosas que ve, lugares que visita o percepciones que le llegan mejor que otras. Hay mapas o livehoods a nuestra disposición online que describen el recorrido definido de muchos usuarios individualmente, detallados con sus comentarios en las redes sociales, es un punto clave para anticiparnos a sus deseos y necesidades con la ubicación de nuestras campañas. También se comprueba este tipo de actividad a través de «Check-in» en redes sociales o aplicaciones móviles.

7. Agrupación de servicios

Hay que diferenciar zonas de interés concreto dentro de los núcleos urbanos que nos interesan para una campaña. Estos núcleos mayores o menores, atraen a grupos variados de personas con intereses concretos. Por ejemplo sectores poblacionales donde acuden por temas médicos, por temas de educación, por ocio, por cultura… etc…

8. Demografía por zonas

Aunque es la parte de esta nueva simbiosis más duradera en el tiempo, sigue siendo necesaria; ya no hablamos de mapas estáticos de ccaracterísticaspor sexo, edad y estado laboral de la población, vamos más allá pero con las mismas pretensiones. Hay técnicas de estudio de demografía por sensores de calor según la afluencia de una zona, con características específicas de cada foco de calor mucho más allá de la edad y el sexo ya mencionados. Hay que hacer uso de todas las ventajas que la tecnología actual nos permite.

9. Obtener información geográfica ciudadana a través de mapas colaborativos

Cada zona del mundo está estudiada al detalle para poder utilizar la información útil de cada usuario en nuestro beneficio y el suyo al ofrecerle lo que necesite. El propio usuario es conscientemente partícipe de los datos que aporta para poder ganar tiempo, dinero y experimentación del producto, ya que cada producto o servicio esta testado por otros usuarios, los cuales también han dado sus datos. Para una campaña esto es muy importante porque permite adelantarse a necesidades o saciarlas según la afluencia de cierto tipo de consumidores.